Rosa Martínez, Grupo Resnova

Capítulo 12 20:13 11/05/2020

Optimista por naturaleza, Rosa Martínez, del Grupo Resnova, cree que de todo se aprende y que esta crisis del coronavirus, salvando todo lo malo que ha traído con ella, puede servir a las empresas para evolucionar tanto desde el punto de vista de la transformación digital como para encontrar nuevas formas de relacionarse con los clientes. Ya nada será lo mismo, al menos en sectores como el de la automoción, pero la esencia de su empresa no se perderá. “Seguiremos siendo los mismos en relativo a cultura empresarial, valores, personalidad…pero la forma de relacionarnos entre nosotros y nuestros clientes evolucionará”, señala.

Optimista por naturaleza, Rosa Martínez, del Grupo Resnova, cree que de todo se aprende y que esta crisis del coronavirus, salvando todo lo malo que ha traído con ella, puede servir a las empresas para evolucionar tanto desde el punto de vista de la transformación digital como para encontrar nuevas formas de relacionarse con los clientes. Ya nada será lo mismo, al menos en sectores como el de la automoción, pero la esencia de su empresa no se perderá. “Seguiremos siendo los mismos en relativo a cultura empresarial, valores, personalidad…pero la forma de relacionarnos entre nosotros y nuestros clientes evolucionará”, señala.

Según confiesa, lo más positivo que ha sacado de estas semanas de confinamiento y estado de alarma ha sido “la capacidad de ayudarnos entre todos”. No oculta que su principal preocupación es si realmente la sociedad y las empresas podrán retomar la normalidad y si el tejido empresarial asturiano volverá a ser el que era, aunque confía en la región. “La sociedad asturiana está acostumbrada a pelear, y creo que juntos podemos salir adelante”, sentencia.