Mariel Díaz, CEO y fundadora Triditive

Capítulo 5 22:56 27/04/2020

Mariel Díaz se encuentra estos días con el corazón dividido. Nacida en Bogotá, pero residente en Gijón desde hace diez años, la CEO y fundadora de Triditive está viviendo la crisis del coronavirus desde muchos ámbitos; desde España, donde está la sede de su empresa, y donde lamenta que muchos emprendedores hayan tenido que cerrar sus empresas y de nuevo deban empezar de cero sus negocios y buscar nuevas oportunidades; desde Estados Unidos, donde reside desde hace un año y donde se encontraba cuando se decretó el estado de alarma, logrando in extremis regresar a Asturias con su marido; y desde Colombia, donde se encuentra toda su familia y donde cree que el impacto del COVID-19 será mayor “porque no están preparados para ello”, afirma. Para aportar su granito de arena, en Triditive, que están dedicando parte de su producción a colaborar con el sector sanitario, han preparado un lote de protección que enviará a su país natal próximamente.

Mariel Díaz se encuentra estos días con el corazón dividido. Nacida en Bogotá, pero residente en Gijón desde hace diez años, la CEO y fundadora de Triditive está viviendo la crisis del coronavirus desde muchos ámbitos; desde España, donde está la sede de su empresa, y donde lamenta que muchos emprendedores hayan tenido que cerrar sus empresas y de nuevo deban empezar de cero sus negocios y buscar nuevas oportunidades; desde Estados Unidos, donde reside desde hace un año y donde se encontraba cuando se decretó el estado de alarma, logrando in extremis regresar a Asturias con su marido; y desde Colombia, donde se encuentra toda su familia y donde cree que el impacto del COVID-19 será mayor “porque no están preparados para ello”, afirma. Para aportar su granito de arena, en Triditive, que están dedicando parte de su producción a colaborar con el sector sanitario, han preparado un lote de protección que enviará a su país natal próximamente.

Díaz lleva más de un año dirigiendo su empresa desde Estados Unidos, además de contar con trabajadores en Reino Unido por lo que, asegura, “el teletrabajo lo llevamos en el ADN”. Adaptarse a la nueva situación, por lo tanto, no ha sido complicado, puesto que tienen muy desarrollados los canales de comunicación y las herramientas para trabajar como si estuvieran de forma presencial. Díaz, que tras regresar de Estados Unidos estuvo de cuarentena en su domicilio, está convencida que tras esta crisis sanitaria se fortalecerá la fabricación local y el sector tecnológico saldrá reforzado. Asimismo, aboga también por la unión para salir bien parados de esta crisis. Y pone como ejemplo el País Vasco. “Allí las empresas privadas colaboran mucho más entre sí porque así fortalecen el tejido empresarial. En este periodo de crisis han salido muchas iniciativas en Asturias que, si se unieran, serían mucho más potentes”.