José Luis Álvarez Almeida, presidente de Otea

Capítulo 7 24:06 01/05/2020

Presidente de OTEA y hostelero de profesión y devoción, José Luis Álvarez Almeida no oculta el malestar que el sector de la hostelería y el turismo de la región siente por cómo se está gestionando la crisis provocada por el COVID- 19. No desde el punto de vista sanitario, sino desde el administrativo y el institucional En su opinión, el principal reto al que se enfrentan una vez que comience la desescalada es el de “unir todas esas voces que dicen que hacemos las cosas mal para que nos ayuden y nos digan cómo podemos hacerlo bien”, dice Almeida, quien desvela que la principal preocupación actual de su sector es la financiación. “Sabemos que el Principado está trabajando con celeridad, pero las ayudas no llegan” cuenta.

Presidente de OTEA y hostelero de profesión y devoción, José Luis Álvarez Almeida no oculta el malestar que el sector de la hostelería y el turismo de la región siente por cómo se está gestionando la crisis provocada por el COVID- 19. No desde el punto de vista sanitario, sino desde el administrativo y el institucional En su opinión, el principal reto al que se enfrentan una vez que comience la desescalada es el de “unir todas esas voces que dicen que hacemos las cosas mal para que nos ayuden y nos digan cómo podemos hacerlo bien”, dice Almeida, quien desvela que la principal preocupación actual de su sector es la financiación. “Sabemos que el Principado está trabajando con celeridad, pero las ayudas no llegan” cuenta.

Es evidente que la situación que atraviesan es complicada. Fueron los primeros en cerrar cuando se decretó el estado de alarma y posiblemente serán los últimos en abrir “y recobrar la estabilidad y la confianza”. Y es que precisamente es la confianza lo que cree que será más difícil recuperar. Al menos a corto plazo. “Estamos trabajando a nivel nacional en cómo lograr que los clientes tengan la plena seguridad de que todo va a funcionar de la mejor manera posible”. Otras medidas que quieren impulsar desde OTEA, en este caso a nivel regional, es conseguir que los diferentes Ayuntamientos dupliquen el espacio de terraza de los locales, así como impulsar actuaciones musicales que permitan el resurgir de las ciudades.